Durante la primera mitad del siglo XX, en el caso particular de México, se enseñó en las escuelas primarias y se practicó en la realidad que las 24 horas que tiene el día, se deberían distribuir de la siguiente manera: JACINTO GARCÍA FLORES.

EL ESTRÉS LABORAL, SUS CAUSAS Y SUS EFECTOS.

JACINTO GARCÍA FLORES

INTRODUCCIÓN.

Durante la primera mitad del siglo XX, en el caso particular de México, se enseñó en las escuelas primarias y se practicó en la realidad que las 24 horas que tiene el día, se deberían distribuir de la siguiente manera: 8 horas para dormir, 8 horas para trabajar y 8 horas para estudiar, lo que dio como resultado personas sanas, respetuosas y familias unidas. Tal distribución del tiempo permitía la convivencia familiar, era raro hablar de familias desintegradas, la esposa era “ama de casa” y el salario que percibía el trabajador alcanzaba para todo, incluso hasta para ahorrar y los hijos respetaban a sus mayores.

La razón de ello fue la estabilidad económica, social y política que se vivía al amparo del llamado “Estado Social de Derecho”.

Desde luego que las personas también llegaban a enfermarse pero las enfermedades que a ellos aquejaron fueron diferentes a las que nos aquejan actualmente.

A partir de la segunda mitad del siglo XX las cosas cambian, los problemas económicos que a nivel mundial se viven nos afectan, a grado tal que el salario del trabajador no alcanza para cubrir las necesidades de la familia y ello obliga a la esposa a trabajar rompiendo la estabilidad familiar de antaño. El resultado, mismos derechos y obligaciones para el hombre y la mujer a cambio de tener, en muchos casos, familias desintegradas y la aparición de nuevas enfermedades de carácter laboral, entre ellas precisamente el estrés laboral y quien lo padece, debe aceptar que está enfermo.

DEFINICIÓN DE SALUD.

Cuando preguntamos a una persona qué es lo más valioso que tiene, responde de acuerdo a su edad, sus intereses o sus experiencias, afirmando que lo más valioso es su familia, su patrimonio, su vida, su automóvil, etcétera, lo cual es cierto, sin embargo y pese a que no se comparta mi opinión, lo más valioso que todos poseemos es la salud, pues de nada sirve tener riquezas materiales si carecemos de salud, y seguramente serán vendidos para con su producto tratar de recuperar la salud, por ello el refrán popular dice: “los bienes son para curar los males”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la salud es un “estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. En otras palabras, una persona está sana cuando física, social y mentalmente no tiene afecciones o enfermedades.

RIESGOS DE TRABAJO.

A pesar de que a simple vista podemos decir que una persona está sana, no siempre es así, el entorno donde desarrolla sus distintas actividades es la fuente que puede originar su enfermedad, siendo el centro de trabajo donde puede ser víctima de un riesgo de trabajo.  

Los riesgos de trabajo en México, están constituidos por los accidentes y enfermedades que puedan sufrir los trabajadores al prestar sus servicios a la empresa para la que trabajan.

ENFERMEDADES DE TRABAJO.

Cabe señalar que la enfermedad no se manifiesta de manera súbita o repentina, requiere un determinado tiempo para manifestarse.   

La Ley Federal del Trabajo mexicana en su artículo 513 establece un catálogo de enfermedades laborales vigentes en el Siglo XX padecidas por los trabajadores de esa época, sin embargo, el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y las responsabilidades que se les han asignado a los trabajadores por los nuevos esquemas de producción, han dado origen a la aparición de enfermedades como el estrés y otras asociadas con él, tales como el agotamiento mental y el moobing que no se contienen en dicho catálogo.

EL ESTRÉS.

Como ya se señaló, cuando una persona física y emocionalmente no sufre afectaciones, está sana, sin embargo, el estrés consistente en la “activación de los mecanismos de reacción con el fin de encontrar nuevos equilibrios y respuestas ante nuevas situaciones”, hoy es sufrido por un gran número de trabajadores que tienen que adaptarse a los cambios establecidos y cuando su capacidad de adaptación es superada son víctimas del estrés.

Las causas que dan origen al estrés proveniente del trabajo son variadas, sin embargo, entre ellas podemos citar a las siguientes:

  • Cambios en las formas de trabajo.
  • Cambios en la prestación de los servicios.
  • Uso de las tecnologías de la información.
  • La economía globalizada.
  • Incorporación de la mujer al mercado de trabajo aunado a sus actividades de esposa, madre e hija.
  • Edad de la mano de obra.
  • El componente plural.

CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS LABORAL.

Las consecuencias del estrés laboral se manifiestan por afecciones al sistema nervioso al disminuir la resistencia biológica y el balance fisiológico natural del organismo, tales como las siguientes:

  1. Fatiga Mental. Se produce por desarrollar tareas que requieren gran esfuerzo mental por la atención, análisis y control requerido por parte del trabajador, para entregar el resultado concreto que se le solicita.

La sintomatología consiste en: dolor de cabeza, sensación de cansancio que no desaparece con el descanso,  falta de atención y de precisión en los movimientos, disminución de la actividad y el rendimiento, además de propiciar errores.

La Organización Internacional para la Estandarización (ISO), describe a la fatiga como la “alteración temporal de la eficiencia funcional de la persona”.

  1. Síndrome del burnout. El término anglosajón burnout significa estar quemado, desgastado, exhausto y perder la ilusión por el trabajo.

Las causas para que se manifieste son diversas, entre ellas encontramos el sexo del trabajador, su edad, el estado civil, el número de hijos, el tipo de profesión, la utilización de medios tecnológicos modernos, disfunciones en el desempeño del rol, clima laboral, contenido del puesto y características de la personalidad.

Se manifiesta por sentimientos de impotencia y desesperanza, actitudes negativas hacia el trabajo, la vida y quienes le rodean, además de falta de motivación a las tareas que ha de realizar. También presenta cansancio emocional traducido en la pérdida progresiva de energía y el aislarse de sus congéneres, se muestra cínico, distanciado, actúa de manera despectivas y culpa a otros de sus frustraciones; también presenta incompetencia laboral hacia el puesto de trabajo cuando las demandas exceden su capacidad.

Dentro de los trastornos físicos se encuentran: problemas cardiovasculares como la taquicardia, palpitaciones, dolor precordial, crisis asmáticas, hipertensión arterial y problemas respiratorios; también hay dolores de estómago, dolor de cabeza, tos, catarros frecuentes, mayor frecuencia de infecciones, aparición de alergias, alteraciones menstruales, úlcera gástrica, diarreas, problemas para levantarse, sudoración de manos, falta de apetito, hinchazón en las piernas, dolor de espalda, contracturas musculares o rigidez, problemas para dormir, temblor de manos y vértigos, entre otras.

  1. Rutina. Consiste en realizar una actividad de manera monótona, es decir, siempre de manera uniforme y repetitiva, sin la oportunidad de cambiar de puesto al interior o de empleo al exterior.

Las consecuencias de este tipo de trabajo son, entre otras, depresión y trastornos músculo-esqueléticos, ya sea por mala postura o por la realización constante del mismo movimiento.

LA HIGIENE Y LA SEGURIDAD EN EL TRABAJO.

Para prevenir el estrés y otras enfermedades de trabajo, la higiene en el trabajo es importantísima pues ella establece las reglas y procedimientos para la conservación de la salud y la prevención de las enfermedades de trabajo. Su carácter es preventivo pues busca que el trabajador no se enferme y por ello se ausente del lugar del trabajo.

Además, la seguridad tiene las mismas características, es decir, busca prevenir lesiones orgánicas o perturbaciones de carácter funcional originadas con motivo del trabajo, estableciendo planes y programas para que el lugar de trabajo no sea un factor de riesgo físico para quien allí labore.

En el caso mexicano existe el Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de trabajo que busca proteger la salud física de los trabajadores.

CONCLUSIÓN.

Los nuevos esquemas productivos que las empresas han implantado, han dado como resultado que los trabajadores tengan que adecuarse a los requerimientos exigidos, traducido esto en la aparición de nuevas enfermedades de trabajo como es el caso específico del estrés laboral y las enfermedades que de él se derivan y que generalmente no están contempladas en los marcos jurídicos existentes, motivo por el cual es necesario crear tales normas jurídicas que no solo prevengan sino atiendan tales enfermedades.