EXPOSITOR

DR. OSCAR SANTOS DI MARIA

ARGENTINA

      La Responsabilidad Social Empresaria (RSE), es una forma de gestión que busca establecer una relación ética y transparente con la sociedad y con todos los actores que se relaciona. Para que una empresa tenga un programa de RSE serio y eficiente, es indispensable que actúe en alianza con una ONG, pues estas trabajan en los diversos temas sociales de una manera integral y estructural, buscando una solución definitiva del problema al que se refieren. Las ONGs son verdaderas traductoras sociales: traducen para la sociedad en general el compromiso social de las empresas, y actúan de puente entre las necesidades de la comunidad y la acción solidaria de las empresas.- Conceptualmente, según Alicia Rolando de Serra, directora de investigación y desarrollo ( IARSE ): “Tiene en consideración la gestión integral de la organización, con la calidad de las relaciones que establece con los principales públicos con los que interactúa y por el reconocimiento de los impactos que la operación tiene sobre la economía, sobre el ambiente y sobre lo social ( lo laboral, los derechos humanos, los derechos del consumidor, la cadena de valor, la responsabilidad sobre el producto , la comunidad )” Es decir, que está vinculado con la “gestión” porque trata de maximizar lo positivo y minimizar lo negativo, para mejorar la competitividad de la empresa y de la sociedad en su conjunto. La pregunta sería: Si los temas de la Resp. Social de las Empresas ( RSE ) son sólo para las grandes empresas, sin pensar en su cadena de valor o por lo tanto en las ¿Pymes?. Evidentemente que no, y ello se fue afirmando a medida que fueron madurando los procesos de RSE.- Los mismos se deben a una mayor apertura de la economía y de la exportación, necesarios para adaptarse a las exigencias de calidad de las cadenas productivas y de los mercados externos. Chile y Brasil vienen trabajándolo. Los Gobiernos tienen mucho ver cuando fijan pautas que denominan “compras transparentes y sostenibles”. Se nota un interés creciente de las pymes por los temas de la RSE, por convicción o por conveniencia, en virtud de que quienes compran sus productos, así se lo exigen.- “La gestión sustentable de la cadena de valor es un inversión y logra un incremento de la competitividad y de oportunidades de mercado para grandes y pequeñas empresas”.- “¿Qué es una cadena de valor?: ¿Qué es lo que la integra? ¿En qué consiste?. Se podría afirmar que una Empresa es tan responsable y sustentable, como lo que compra. En cierto modo, la manera en que concibe las relaciones comerciales con sus proveedores, es siempre algo más que un problema de costos, calidad, financiamiento y tiempo de entrega: Una cadena de “valor”, es en realidad una cadena de “Valores”. La empresa que así se administra trata de comprar y proveerse de otras que tengan y procuren sus mismos valores. Por eso las empresas buscan y seleccionan a empresas que poseen los mismos o mejores valores, como consideraciones sociales y ambientales, responsables y sustentables. En consecuencia, cuando una empresa se torna exigente en cuanto al origen y confección de lo que compra, se convierte en co protagonista de la construcción de un mundo más justo, equitativo y sustentable.- En virtud de ello, el área de compras o suministros de una empresa, se torna en uno de los más relevante, en relación a la creación de valor en sus dimensiones ético-culturales, económico, social y ambiental para con la Sociedad y el mundo que rodea. En consecuencia, el “poder de compra” goza de una preferencia sin igual en cuanto al “poder de cambio”, si sus integrantes conocen y aplican, un “cuidado especial” a la hora de decidir a quienes le abriremos las puertas comerciales. La cadena de valor, suma valores: En el Imperio Romano el comercio ocupó un papel importante en la Economía, ya existían las “relaciones estables” entre comerciantes honestos y al no existir una legislación que regulara las prácticas comerciales, continuaban realizando sus operaciones en base a “la palabra”. Los comerciantes compraban mercaderías en base al origen y la calidad de las mismas y las vendían amparados en la tradición de una “conducta ética” o el “respeto de la palabra”.- Los que así actuaban iban construyendo una “cadena de valor”, que no era otra cosa que “una suma de valores”.- La Gran Responsabilidad Social de las Pequeñas Empresas El SEBRAE (Servicio Brasileiro de apoyo a las Pequeñas y Microempresas) calcula que en Brasil existen 12 millones de Pymes, quienes crearon el 86 % de las plazas de empleo formal a principios de 2012, manteniendo activo el mercado laboral y el consumo. Ello se dio incluso durante la crisis internacional, llegando a conformar el 50 % de los empleos del País. Sin embargo, la Sociedad Brasileña al igual que la Argentina, necesita con urgencia, repensar los actuales estándares de crecimiento desarrollando un nuevo modelo de economía: incluyente, verde y responsable; que permita superar el abismo de la desigualdad, el equilibrio ambiental y que prevalezcan valores como la ética en las relaciones sociales y en el mercado.- El SEBRAE divulgó en mayo el estudio “Lo que pasa en las Pymes sobre Sustantibilidad”, concluyendo que a pesar de practicarla en parte, todavía no las consideran “una estrategia del mercado o de competitividad”, pues el 54 % de las mismas, no las asocian ni a “oportunidades de ganancias”, ni tampoco como una “amenaza a su lucro” .-