EXPOSITOR

DR. MILTHON PALOMINO ROSAS

PERÚ

    Desde su aparición en el año 1981, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida – SIDA ha producido un enorme impacto en todos los ámbitos de la sociedad, por ser una enfermedad contraída inicialmente por grupos de personas tradicionalmente estigmatizadas y discriminadas, y porque las personas afectadas por este mal fallecían poco tiempo después de contraerlo. Estos hechos movilizaron al ámbito de la salud internacional para sumar esfuerzos y encontrar el factor que ocasiona esta enfermedad, lo cual permitiría encontrar una cura o al menos un tratamiento que permita a las personas afectadas por el SIDA tener una mejor calidad de vida y prolongar su existencia. Este objetivo fue cumplido mediante el descubrimiento que el Virus de la Inmunodeficiencia Humana – VIH es el causante del SIDA, logro atribuido al virólogo francés Luc Montagnier y al biólogo estadounidense Robert Gallo 1 . Si bien es cierto que los principales actores en la lucha contra el SIDA fueron inicialmente profesionales del ámbito de la salud, posteriormente hemos podido advertir que todos los sectores de la sociedad sin distinción deben intervenir en la lucha contra este mal, como es el caso del campo laboral, ya que un trabajador afectado por esta enfermedad podría significar una disminución en sus capacidades físicas e intelectuales, lo cual causaría un impacto negativo en la producción de la empresa y afectaría irremediablemente en el desarrollo socio-económico de una Nación. Por estos motivos, resulta ilógico pensar que sólo el ámbito de la salud deba intervenir en la lucha contra el VIH y SIDA por las consecuencias que genera en la sociedad. De esta manera, se obligan a las entidades públicas y privadas, nacionales y extranjeras, a organizarse y brindar una efectiva respuesta concertada frente a esta epidemia, como si se tratase de una guerra donde el enemigo es el VIH y SIDA y la sociedad organizada son los soldados que deben atacar desde todos los frentes en el campo de batalla que es la sociedad. Desde el ámbito laboral, la mejor manera de sumarse a estos esfuerzos es reconocer que el VIH y SIDA tiene un gran impacto en la salud del trabajador, 3 en la producción de la empresa y por ende, en el desarrollo socio-económico del país; promover la erradicación y la prevención de todo estigma y discriminación hacia las personas afectadas con esta enfermedad en el mundo del trabajo, y concientizar sobre la importancia de elaborar políticas e implementar programas sobre el VIH y SIDA en los lugares de trabajo. La presente ponencia pretende sensibilizar sobre el impacto que produce el VIH y SIDA en el campo laboral, y concientizar a los actores del mundo del trabajo, es decir, a los empleadores, trabajadores y organizaciones gremiales, sobre la importancia de implementar acciones contra esta epidemia en el lugar de trabajo, logrando así, eliminar el prejuicio que sólo el ámbito de la salud es el competente o responsable en desarrollar acciones sobre esta enfermedad. SITUACIÓN DEL VIH y SIDA EN EL PERÚ Y EN EL MUNDO El primer caso de SIDA en el Perú fue notificado en el año 1983 y de acuerdo a lo señalado en los reportes mensuales de la Estrategia Sanitaria Nacional de Prevención y Control de las Infecciones de Transmisión Sexual y VIH y SIDA del Ministerio de Salud, hasta el 30 de septiembre del 2012 se han notificado a nivel nacional: 29,588 casos de SIDA y 47,907 casos de VIH, concentrándose el 70% del total de personas afectadas con esta enfermedad en el país, en las ciudades de Lima y Callao. 2 A continuación, se presenta información que permite la evolución y el perfil del VIH y SIDA en el Perú: 4 5 De acuerdo al Informe de ONUSIDA para el Día Mundial del SIDA 2011, señala que en el año 2010 existían 34 millones de personas que viven con el VIH y se han presentado 2.7 millones de nuevos casos durante ese año. En los países de América Latina (1.500 millón) y el Caribe (200 mil) se registraron un total de 1.700 millón de personas que viven con el VIH. ¿POR QUÉ EL ÁMBITO LABORAL DEBE INTERVENIR EN LA PROBLEMÁTICA DEL VIH y SIDA? Uno de los principales factores que justifica por qué el ámbito laboral debe involucrarse en un tema aparentemente exclusivo del campo de la salud, como es la problemática del VIH y SIDA, es porque el mayor número de personas afectadas por esta enfermedad pertenecen a la población económicamente activa, es decir, que afecta directamente a las personas que están trabajando o están buscando trabajo, quienes son los principales actores del sistema productivo de la empresa, y si el Estado no interviene agresivamente en esta problemática, las consecuencias pueden ser devastadoras: 6 La salud de un trabajador con SIDA se vería afectada, por lo cual disminuiría sus capacidades físicas e intelectuales, consecuencias que tendría un impacto negativo directo con la producción de la empresa y de esta manera, el desarrollo socio económico de una Nación se vería afectado. De acuerdo al siguiente gráfico, el 80% del total de personas afectadas por el SIDA en el Perú, tienen entre 20 y 44 años de edad, lo cual significa que esta enfermedad atenta principalmente contra la etapa más productiva de sus vidas. Otras consecuencias que produce el VIH y SIDA en el ámbito laboral son las siguientes: 1. El mayor número de personas diagnosticadas con SIDA forman parte de la Población Económicamente Activa. 2. Mayor ausentismo y más casos de jubilación anticipada. 3. Disminución de la productividad de una empresa. 4. Pérdida de mano de obra calificada y con experiencia. 7 5. Mayores costos laborales para los empleadores. 6. Mayor carga para las mujeres al tener que combinar el trabajo con el cuidado de los enfermos. 7. El estigma y prejuicio hacia las personas que viven con el VIH (PVV), promueve conductas discriminatorias hacia este grupo humano en el lugar de trabajo. ACTIVIDADES ECONÓMICAS DONDE EL TRABAJADOR ES MÁS VULNERABLE FRENTE AL VIH y SIDA Si bien es cierto que todos somos vulnerables a contraer el VIH si no conocemos las formas para prevenir la transmisión de este virus, en el ámbito laboral existen actividades económicas las cuales por la dinámica de su desarrollo, ponen en riesgo al trabajador de contraer el VIH, siendo una de ellas las actividades que desarrollan los profesionales de la salud, quienes podrían encontrarse en contacto directo con PVV, lo cual obliga a implementar protocolos de atención a este grupo humano en todo centro de salud para prevenir una posible transmisión del virus. Además de las actividades que se desarrollan en el campo de la salud, existen otras actividades económicas que ponen al trabajador en situación de vulnerabilidad frente al VIH, siendo su principal característica el encontrarse por prolongados periodos de tiempo lejos de su hogar, de sus parejas y de su entorno familiar. Estas actividades pueden ser las siguientes: minería, transporte, agricultura, construcción, entre otras. En este grupo de trabajadores también se incluyen a los trabajadores migrantes quienes se desplazan de un lugar a otro para laborar. Pero, ¿por qué se hacen estas afirmaciones?, porque los trabajadores de las actividades antes mencionadas podrían encontrarse sometidos a estrés y agotamiento físico y emocional, lo cual podría conducir a mantener relaciones íntimas con personas de las cuales no conocerían su estado de salud, y si a 8 ello sumamos que podrían desconocer las formas de prevención del VIH, es probable que puedan contraer este virus u otra infección de transmisión sexual. Por todo ello, a nivel internacional se vienen desarrollado diversas acciones orientadas a prevenir la transmisión del VIH focalizadas a trabajadores que desarrollan las actividades económicas antes mencionadas. DISCRIMINACIÓN HACIA LAS PERSONAS QUE VIVEN CON EL VIH EN EL ÁMBITO LABORAL Uno de los principales problemas que enfrentan las personas que viven con el VIH en el ámbito laboral, es que son discriminados sólo por su condición de VIH positivos. Se puede deducir que la discriminación es el resultado de prejuicios respecto al VIH y SIDA que se encuentran aún muy marcados en la sociedad, los cuales se podrían resumir de la siguiente manera: 1. SIDA como sinónimo de muerte: A inicios de los años ’80, las personas enfermas de SIDA estaban condenadas a morir irremediablemente, debido que al ser una enfermedad nueva, aún no se conocían qué factores la causaban, por lo tanto, no se podría encontrar una cura o brindar un tratamiento efectivo que permita mejorar la calidad de vida de los enfermos. Por este motivo, el SIDA era sinónimo de muerte, por lo cual muchos evitaban entrar en contacto con personas que conocían o suponían que tenían este mal. De esta manera, se cometían actos discriminatorios hacia las personas afectadas por el SIDA. 2. Enfermedad estigmatizada: En los primeros años del SIDA, las personas que morían por causa de esta enfermedad tenía una característica principal: eran homosexuales, es decir, que esta enfermedad vino a atacar a un colectivo que ya era discriminado por no ser socialmente aceptado. Esto significó que muchas personas denominaran al SIDA como la “peste rosa” y algunos la consideraban como un “castigo de Dios” hacia los homosexuales, por tener un estilo de 9 vida que no estaba aprobado por la Iglesia. Por este motivo, muchos evitaban entrar en contacto con personas afectadas por el SIDA, no sólo por el temor de contraer la enfermedad, sino para que no los relacionaran con personas que socialmente son rechazadas o discriminadas. 3. Naturaleza sexual de la enfermedad: Desde un comienzo, la enfermedad estuvo muy vinculada a la vida sexual de la persona que la padecía, por lo que al ser el sexo un tema “tabú” del cual no se podía hablar libremente, promovió que las personas interesadas en conocer más sobre el SIDA, no encuentren información al respecto o lo que es peor, encuentren información errada o distorsionada sobre la formas de transmisión. Todo ello promovía la comisión de actos discriminatorios hacia las personas afectadas por este mal. Si bien es cierto que actualmente se conocen cuales son las vías de transmisión del VIH y que todos estamos expuestos a contraer este virus sino tomamos las medidas preventivas del caso, aún muchas personas tienen conceptos muy antiguos sobre lo que significa esta epidemia y sus formas de transmisión, es decir, que aún consideran que si entro en contacto con una PVV me va a transmitir un virus que me va a producir la muerte. Por este motivo, la única arma que consideramos debe ser utilizada para erradicar todo estigma y discriminación hacia las personas afectadas por esta enfermedad es la EDUCACIÓN. Al conocer cómo se transmite y se previene el virus, siendo consciente que todos somos vulnerables a contraer la enfermedad y no sólo un grupo de personas, podremos erradicar la discriminación hacia las personas que viven con el VIH en el ámbito laboral. De esta manera, se deberán desarrollar de manera incansable eventos de sensibilización, capacitación y concientización sobre los aspectos conceptuales del VIH y SIDA, los cuales deberán estar orientados a erradicar todo estigma y discriminación hacia las personas afectadas por este mal. 10 Lamentablemente, y a pesar que existen documentos normativos orientados a promover y reivindicar los derechos laborales de las personas que viven con el VIH, aún se presentan casos de PVV que han sido hostilizadas o despedidas de sus centros de trabajo cuando sus compañeros de trabajo o su empleador conocen su estado de salud. Este temor a perder su trabajo y a ser rechazados constituyen grandes barreras para el acceso al tratamiento de una persona que vive con el VIH, ya que al no asumir su estado de salud, no accederían al tratamiento oportuno y es muy probable que transmitan esta infección a otras personas, favoreciendo a la propagación de la epidemia. De esta manera, podremos apreciar la magnitud en la sociedad que produce la comisión de actos discriminatorios hacia personas sólo por su condición de VIH positivos. Actos discriminatorios más frecuentes hacia una PVV en el ámbito laboral: Los actos discriminatorios hacia este grupo vulnerable pueden presentarse de diferentes formas, aquí señalamos algunas de ellas: 1. Empleadores que exigen la prueba de VIH como condición para acceder a un empleo o mantenerlo. 2. Empleadores que al conocer o suponer la condición de VIH positivo de un trabajador se niegan a contratarlo. 3. Empleadores que conociendo la condición de VIH positivo de su trabajador, utilizan mecanismos de hostigamiento para obtener la renuncia de dicho trabajador. 4. Trabajadores que aíslan u hostilizan a sus compañeros de trabajo cuando conocen su condición de VIH positivos. 5. Clientes de establecimientos comerciales que dejan de serlo o amenazan con ello cuando conocen o suponen que el trabajador que les presta servicio es una PVV. 11 RESPUESTA PERUANA FRENTE AL VIH y SIDA EN EL ÁMBITO LABORAL El Estado peruano reconoce la importancia de brindar una respuesta multisectorial frente al VIH y SIDA, por lo que ha elaborado diversos documentos normativos orientados a promover los derechos laborales de las PVV, siendo éstos los siguientes: 1. Ley CONTRASIDA – Nº 26626, del 20 de Junio del 1996. Decreto Supremo Nº 004-97-SA, Reglamento de la Ley Nº 26626. Ley Nº 28243, Ley que amplía y modifica la Ley Nº 26626, sobre el VIH y SIDA, y las Infecciones de Transmisión Sexual – ITS. La Ley N° 26626, denominada CONTRASIDA está orientada a promover los derechos fundamentales de la personas que viven con el VIH y SIDA, así como definir los órganos del Estado competentes en desarrollar acciones orientadas a prevenir la transmisión del virus. Contempla tres aspectos relacionados al derecho laboral de las PVV:  Las PVV pueden seguir laborando mientras estén aptas para desempeñar sus obligaciones.  Si un trabajador es despedido por ser VIH positivo, se considera DESPIDO NULO.  La prueba de diagnóstico del VIH no debe ser requerida como condición para iniciar o mantener una relación laboral. Si bien es cierto que la prueba de diagnóstico del VIH y SIDA es confidencial y voluntaria, según la Ley Nº 28243, que amplía y modifica la Ley “CONTRASIDA”, se consideran casos de excepción a la voluntariedad:  El de los donantes de sangre y órganos, ya que se practica la prueba de diagnóstico para evitar que los receptores se infecten con el VIH.  El de la madre gestante, a fin de proteger la vida y la salud del niño por nacer, cuando exista riesgo previsible de contagio o infección y para disponer las medidas o tratamientos pertinentes.  Y en los demás casos establecidos por leyes específicas. 12 2. Reglamento de la Ley General de Inspección del Trabajo, Decreto Supremo Nº 019-2006-TR, del 29 de Octubre del 2006. Toda persona víctima de discriminación en el ámbito laboral, sea el factor que promueva estos actos, puede solicitar la intervención del sistema de inspección del trabajo, acercándose a la Dirección de Inspección del Trabajo del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo o de las Direcciones o Gerencias Regionales de Trabajo y Promoción del Empleo a nivel nacional. El Artículo 25.17 del Decreto Supremo N° 019-2006-TR, que aprueba el Reglamento de la Ley N° 28806 – Ley General de Inspección del Trabajo, sanciona como infracción muy grave en materia de relaciones laborales, la discriminación del trabajador, directa o indirecta, en materia de empleo u ocupación, como las referidas a la contratación, retribución, jornada, formación, promoción y demás condiciones, por motivo de origen, raza, color, sexo, edad, idioma, religión, opinión, ascendencia nacional, origen social, condición económica, ejercicio de la libertad sindical, discapacidad, portar el virus HIV o de cualquiera otra índole. Si bien es cierto que las denuncias solicitando la actuación de la inspección de trabajo son confidenciales, en los casos de hostilización, el/la denunciante deberá autorizar el levantamiento de la reserva de su identidad, debido al carácter personalísimo de este tipo de denuncias, según lo señalado en la Resolución Directoral N° 29-2009-MTPE/2/11.4 que aprueba la “Relación de criterios aplicables en la inspección del trabajo”, que en el inciso b) del capítulo 2) denominado “Aplicación del Deber de Confidencialidad en las actuaciones inspectivas de investigación”, indica que “se notificará al denunciante para que en el plazo de 48 horas exprese su consentimiento de llevar a cabo las actuaciones inspectivas sin la reserva del caso, bajo apercibimiento de archivar la denuncia. Con dicho consentimiento, el Inspector comisionado podrá actuar únicamente con respecto al trabajador denunciante”. 13 En caso que el inspector de trabajo comisionado concluya que el denunciante ha sido víctima de actos de hostilidad, sancionará a la empresa con el pago de una multa que puede ir desde 5% de 11 UIT hasta 100% de 20 UIT, dependiendo del número de trabajadores afectados. UIT del 2012 = S/. 3,650.00 nuevos soles (US$ 1,414.73) 3 5% de 11 UIT = S/. 2,007.50 nuevos soles (US$ 778.10). 100% de 20 UIT = S/. 73,000.00 nuevos soles (US$ 28,294.57). 3. Resolución Ministerial Nº 376-2008-TR “Medidas Nacionales frente al VIH y SIDA en el lugar de trabajo”, del 28 de Noviembre del 2008. Es un documento normativo orientado a la no discriminación, confidencialidad y protección de los derechos de las PVV en el ámbito laboral, promoviendo la realización de acciones contra esta epidemia en el lugar de trabajo. Señala que toda empresa pública o privada, deberá adaptar su reglamento interno de trabajo y su organización laboral, al cumplimiento de las medidas frente al VIH y SIDA en el lugar de trabajo. De esta manera, se garantiza que las empresas desarrollen acciones relacionadas al VIH y SIDA a favor de sus trabajadores y colaboradores. El contar con un documento normativo exclusivo a difundir el impacto negativo que produce el VIH y SIDA y promover el desarrollo de acciones contra esta epidemia en el lugar de trabajo, coloca al Perú a la vanguardia en la lucha contra el VIH y SIDA desde el lugar de trabajo a nivel mundial, dando a conocer a la comunidad internacional que reconocemos la importancia que el sector laboral intervenga en la problemática del VIH y SIDA. 14 4. Decreto Supremo N° 052-2011-PCM, que modifica el numeral 9, Políticas Nacionales en materia de Empleo y MYPE, sub numeral 9.1 del Art. 2° del D.S. N° 027-2007-PCM: Políticas Nacionales de obligatorio cumplimiento para las entidades del Gobierno Nacional. El numeral 5.2.1 de la Política N° 5 “Promover la igualdad de oportunidades y de trato, así como la no discriminación en el mercado de trabajo, con igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”, está orientado a promover la inclusión en el mercado de trabajo de grupos sociales en situación de vulnerabilidad, eliminando las barreras discriminatorias de hombres y mujeres con discapacidad, adultos mayores, poblaciones indígenas, afro-descendientes y personas afectadas con el VIH y SIDA. De esta manera, el Estado peruano reconoce a las PVV con un grupo vulnerable hacia el cual se deben realizar acciones orientadas a erradicar todo acto discriminatorio sólo por ser seropositivas. 5. Decreto Supremo N° 007-2004-SA, que aprueba la conformación de la Coordinadora Nacional Multisectorial en Salud – CONAMUSA. Es un organismo de coordinación implementado con el objetivo de realizar acciones contra el VIH y SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, de manera coordinada con representantes del gobierno, la cooperación internacional bilateral y multilateral, la sociedad civil y las organizaciones de personas directamente afectadas por las enfermedades antes mencionadas. Es necesario señalar que actualmente la CONAMUSA se encuentra elaborando el Plan Estratégico Multisectorial de Prevención y Control de las ITS y el VIH y SIDA 2013-2017, el cual contiene actividades relacionadas a esta epidemia, las cuales serán desarrolladas de manera conjunta con los miembros de la Coordinadora Nacional antes mencionada. 15 INFORME DE INVESTIGACIÓN: RESULTADOS DE LA ENCUESTA A PERSONAS QUE VIVEN CON EL VIH SOBRE SU CONDICIÓN LABORAL EN LIMA Y CALLAO Entre las actividades más destacadas que se realizaron durante el Proyecto “Políticas y Programas sobre el VIH y SIDA en el lugar de trabajo en el Perú” de la OIT, el cual fue desarrollado en coordinación con el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, fue la elaboración de un estudio de investigación que permita determinar la proporción de peruanos en edad de trabajar (15 a 64 años) que viven con VIH y que laboran en la actualidad en las ciudades peruanas de Lima y Callao (donde se concentra el mayor número de habitantes en el Perú) además de su condición laboral y su situación económica y social. Este documento inédito en el país ha sido denominado “Informe de investigación: Resultados de la Encuesta a personas que viven con el VIH sobre su condición laboral en Lima y Callao”, el cual fue elaborado en coordinación con la Organización Internacional de Trabajo – OIT, ONUSIDA, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y el Fondo de Desarrollo de la OPEP, cuyos resultados permitirán direccionar las políticas que el Estado peruano realice sobre el tema. Metodología del estudio  Estudio de diseño descriptivo y corte transversal.  Se elaboró una ENCUESTA la cual fue aplicada en 371 personas viviendo con VIH y SIDA, que residen en las ciudades de Lima y Callao que forman parte del universo de PVV que reciben TARGA (Tratamiento antirretroviral de gran actividad), en los establecimientos de salud e instituciones acreditadas. Principales resultados  69% de las personas que viven con el VIH que radican en Lima y Callao trabajan en la actualidad. 16  En este grupo reina la precariedad e informalidad en el empleo: 62% trabaja sin contrato, 53% de los asalariados no cuenta con seguro social, 81% labora en el sector privado y una fuerte proporción (39%) forma parte del grupo clasificado como “trabajadores no calificados”, según la Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones de la OIT (CIUO-88). Esta situación está estrechamente relacionada al nivel educativo alcanzado por las personas entrevistadas; más del 20% no ha concluido su escolaridad primaria y sólo un tercio de ellos ha completado el nivel secundario.  Se registró un promedio de ausentismo laboral a causa del VIH y SIDA igual a 16 días por año por trabajador con un costo laboral para la empresa igual a S/. 857.00 nuevos soles (US$275) por trabajador por año (no se han encontrado estadísticas sobre número de días de ausentismo por otro tipo de enfermedades que permita comparar las cifras).  Aproximadamente 50% de PVV pertenecen a los estratos socioeconómicos de menores ingresos, D y E según la clasificación peruana.  La gran mayoría de ellos (75%) requiere realizar “gasto de bolsillo” para atender las demandas en salud que su condición de VIH-positivo les exige, situación estrechamente relacionada a la falta de protección social en salud. En efecto, el 54% de las personas entrevistadas no cuenta con seguro social en salud.  En cuanto al estigma y la discriminación, 19% de PVV afirman ser discriminados en los servicios de salud donde acuden para recibir atención, tanto por el personal profesional como no profesional. Conclusiones del Estudio  Entre las personas que viven con el VIH entrevistadas, se evidencia que la mayoría de las PVV trabaja actualmente, participando activamente en la economía, dado que trabajan en los diversos sectores; ocupan cargos en todos los niveles de la organización, pertenecen a todos los niveles socio económicos y residen en todos los distritos de Lima y Callao. 17 Esto refleja que la realidad laboral de las PVV no se diferencia del resto de las personas.  El VIH y SIDA tiene un gran impacto no sólo en el sector salud, sino en todos los sectores, por lo que es indispensable que la respuesta contra esta epidemia debe ser multisectorial, en la cual cada sector realice acciones relacionadas al VIH y SIDA desde sus respectivas competencias. RESPUESTA INTERNACIONAL FRENTE AL VIH y SIDA EN EL ÁMBITO LABORAL Organización Internacional de Trabajo – OIT Es la agencia especializada de las Naciones Unidas en temas relacionados al Trabajo, la cual fue creada en el año 1919 para cumplir los siguientes objetivos estratégicos: 1. Crear mayores y mejores oportunidades para hombres y mujeres para que aseguren un empleo productivo y un trabajo decente. 2. Mejorar la cobertura y efectividad de la protección social para todos. 3. Fortalecer el Tripartismo y el Dialogo Social. 4. Promover y efectivizar las normas y principios fundamentales del trabajo. De esta manera, la OIT viene elaborando documentos como Convenios o Recomendaciones, con el objetivo de proveer herramientas al ámbito laboral que les facilite la implementación de acciones orientadas a brindar las mejores condiciones de trabajo, por lo que reconoce el impacto negativo que produce el VIH y SIDA en el ámbito laboral y contribuye en la prevención y erradicación del virus desde el lugar de trabajo, mediante la publicación en el año 2001 del “Repertorio de Recomendaciones Prácticas de la OIT para el VIH/SIDA y el mundo del trabajo”, documento elaborado con el propósito de establecer una serie de directrices para hacer frente a la epidemia del VIH y SIDA en el mundo del trabajo y se enmarca en la labor de promoción del trabajo decentes. 18 De esta manera, establece 10 principios fundamentales sobre el tema: 1. Reconocimiento del problema del VIH y SIDA en el ámbito laboral. 2. Acabar con la discriminación. 3. Igualdad entre hombres y mujeres. 4. Un ambiente de trabajo sano. 5. El diálogo social. 6. Pruebas de detección con fines de exclusión del trabajo y de las actividades laborales. 7. Confidencialidad. 8. Continuación de la relación de trabajo. 9. Prevención. 10. Asistencia y apoyo. Con el objetivo de reforzar el impacto del Repertorio de recomendaciones previamente mencionado y corregir las limitaciones y lagunas que se existen en su aplicación, en el año 2010 presenta la Recomendación N° 200 sobre VIH y SIDA y el mundo del trabajo, convirtiéndose en la primera norma internacional sobre el VIH y SIDA, la cual está orientada a involucrar a todos los actores del ámbito laboral, para dar una respuesta concertada contra esta epidemia en el mundo del trabajo, mediante la adopción de políticas y programas nacionales relativos al VIH y SIDA. En ese sentido, la OIT desarrolló durante los años 2007-2009 el Proyecto “Políticas y Programas sobre el VIH y SIDA en el lugar de trabajo en el Perú”, el cual tuvo como objetivo general, disminuir la discriminación laboral hacia las personas infectadas y afectadas para prevenir el VIH y SIDA en el lugar de trabajo. El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo participó activamente en este Proyecto, realizando actividades encaminadas a sensibilizar y capacitar al sector laboral, respecto al impacto de esta enfermedad en el ámbito laboral. 19 Objetivos de desarrollo del milenio Es una iniciativa impulsada por la Organización de las Naciones Unidas en el año 2000, que consiste en ocho propósitos de desarrollo humano que los 189 miembros de la ONU acordaron conseguir al año 2015. Los objetivos están relacionados a diversos temas socio económicos como reducción de la pobreza, promover la educación, brindar salud de calidad, etc., entre los cuales también se ha considerado la lucha contra el VIH y SIDA. Es precisamente su Objetivo N° 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, para lo cual se ha impuesto tres metas: 1. Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015. 2. Lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten. 3. Haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves. Estos objetivos han promovido que a nivel mundial, las instituciones públicas y privadas se organicen para brindar una respuesta concertada frente al VIH y SIDA. ¿CUÁL DEBE SER LA POSICIÓN DEL LUGAR DE TRABAJO FRENTE AL VIH y SIDA? 1. Reconocer el impacto negativo del VIH y SIDA en el ámbito laboral. Aún los principales actores del ámbito laboral, es decir, los trabajadores, empleadores y sindicatos afirman que el VIH y SIDA es un tema sólo del ámbito de la salud, y consideran que no es responsabilidad de ellos invertir 20 tiempo, esfuerzo y dinero en desarrollar acciones sobre esta enfermedad en el lugar de trabajo, por lo que el primer paso que se debe promover en el ámbito laboral es difundir el impacto negativo que produce la epidemia en el mundo del trabajo para que sus principales actores asuman el rol protagónico en la lucha contra este mal. 2. Promover la NO DISCRIMINACIÓN hacia las personas que viven con el VIH en el lugar de trabajo. Como se ha expuesto anteriormente, la discriminación es promovida principalmente por la falta de información básica relacionada a prevención y transmisión del VIH y SIDA, así como que algunas personas consideran que es una enfermedad que sólo afectará a quienes pertenecen a ciertos grupos humanos, y no es así. Por tal motivo, los centros de trabajo deberán realizar eventos de sensibilización y charlas de capacitación sobre aspectos básicos de la epidemia, dirigido a los trabajadores para que no discriminen a sus compañeros afectados por el VIH, a los empleadores para evitar promover actos de hostilización o despidos arbitrarios, y también para los sindicatos para que incorporen en sus negociaciones colectivas el desarrollo de acciones sobre el VIH y SIDA. 3. Considerar al espacio laboral como un lugar clave para la implementación de intervenciones destinadas a la prevención del VIH y SIDA. El lugar de trabajo es el escenario ideal para realizar acciones sobre VIH y SIDA, debido que la empresa es una unidad económica que cuenta con una estructura organizada, que comprende a los trabajadores que tienen un perfil tanto personal como profesional con características similares, hechos que facilitan la implementación de programas sobre VIH y SIDA. 4. Establecer medidas de asistencia y apoyo para las y los trabajadores afectados por el VIH y SIDA. Los empleadores deberán mantener la reserva y confidencialidad con relación al estado serológico de los trabajadores afectados por el VIH y SIDA, asimismo 21 deberán brindarles la asistencia y el apoyo necesario, que les permitan realizar sus actividades laborales sin descuidar su tratamiento médico. FACILIDADES QUE BRINDA EL LUGAR DE TRABAJO EN EL PROCESO DE IMPLEMENTACIÓN DE ACCIONES SOBRE EL VIH y SIDA 1. Cuenta con población cautiva. 2. La convivencia permanente y constante durante la jornada laboral favorece la comunicación, que es la estrategia clave en materia de difusión de información y transferencia de conocimientos. 3. Las empresas privadas cuentan con fuerzas reconocidas, como son: capacidad de gestión, recursos, infraestructura, entre otros. 4. Los procesos de monitoreo y evaluación se facilitan y hacen posible comprobar si se han logrado cumplir las metas inicialmente propuestas. 5. Facilita la difusión de acciones sobre VIH y SIDA, debido que el personal constituye unidades familiares en las que se realiza el efecto multiplicador de la prevención. ¿CÓMO ACTUAR EN EL LUGAR DE TRABAJO PARA RESPONDER A LA PROBLEMÁTICA DEL VIH y SIDA? Luego de reconocer el impacto de esta epidemia en el ámbito laboral, los centros de trabajo deben sumarse a la respuesta nacional frente al VIH y SIDA de una forma muy sencilla, realizando los siguientes 3 pasos: 1ER. PASO: ORGANIZARSE. Constituir Comités, designar equipos y/o personas que asuman la responsabilidad de conducir la respuesta frente al VIH y SIDA en el lugar de trabajo. 2DO. PASO: DEFINIR POLÍTICAS E IMPLEMENTAR PROGRAMAS SOBRE EL VIH y SIDA. 22 LAS POLÍTICAS son orientaciones o directrices que definen el marco de actuación de la empresa frente a un tema específico, como el VIH y SIDA en este caso. Las políticas sobre VIH y SIDA deben incluir los siguientes temas: 1. Protección de los derechos de los trabajadores afectados por el VIH y SIDA. 2. Prevención. 3. Asistencia y el apoyo brindado a los trabajadores VIH positivos y a sus familias. Ejemplo de política: “La empresa se compromete realizar acciones orientadas a prevenir la transmisión del VIH a favor de sus trabajadores”. LOS PROGRAMAS deben incluir actividades que den cumplimiento a cada política elaborada. Ejemplo: Si la política tiene un objetivo preventivo, el programa deberá contener una actividad preventiva: “Elaboración de trípticos sobre cómo se transmite y previene la transmisión del VIH”. Para el desarrollo de las actividades, las empresas deben conocer los servicios que las instituciones públicas y privadas, vienen desarrollando contra el VIH y SIDA, de esta manera se pueden realizar actividades de manera coordinada. 3ER. PASO: MONITOREAR Y EVALUAR. Luego de haber elaborado políticas e implementado programas sobre VIH y SIDA en el lugar de trabajo, deberán realizarse las siguientes acciones de control:  Monitorear, el desarrollo de las acciones programadas.  Evaluar, si se han logrado cumplir los objetivos inicialmente propuestos. De esta forma, se comprobará la efectividad e impacto de las políticas y programas implementados en el centro de trabajo o, en todo caso, mejorarlos. 23 CONCLUSIONES Finalmente, concluimos la presente ponencia precisando que el ámbito laboral debe sumarse a las respuestas nacionales frente al VIH y SIDA, mediante el desarrollo de las siguientes acciones: CONOCER Y DIFUNDIR la normativa laboral aplicable a las PVV, incluyendo las sanciones que se aplican a quienes realizan actos discriminatorios hacia este grupo humano. PROMOVER que las empresas y las asociaciones gremiales realicen acciones desde el centro de trabajo, relacionadas a prevención de VIH y SIDA y atención a las PVV. FISCALIZAR el cumplimiento de las normas laborales aplicables a las PVV en el ámbito laboral. SENSIBILIZAR al ámbito laboral respecto al impacto negativo y consecuencias del VIH y SIDA en el campo laboral, mediante la realización de eventos de sensibilización y entrega de material informativo sobre el tema. CAPACITAR al personal de empresas sobre implementación de programas y políticas relacionadas al VIH y SIDA. PREVENIR la transmisión del VIH en todo el sector laboral, especialmente entre quienes laboran en actividades económicas relacionadas al ámbito de salud, mediante la implementación y difusión de normas de bioseguridad que deben de cumplir toda institución que brinden servicios de salud. 24 INVOLUCRAR a todos los sectores del Estado y a la sociedad civil organizada, en la realización de acciones coordinadas sobre el VIH y SIDA en el ámbito laboral. De esta manera, podremos obtener resultados mayores que al realizar acciones de manera independiente. CONSIDERAR a la educación como única herramienta para erradicar la discriminación hacia las PVV en el ámbito laboral. 1 Aún la autoría del descubridor del VIH se encuentra en disputa por ambos profesionales, sin embargo, debido que en el año 2008, Luc Montagnier y su compatriota, la científica Françoise Barré-Sinoussi compartieron el Premio Nobel en Fisiología o Medicina por el descubrimiento del Virus de Inmunodeficiencia Humano, todo haría suponer que Montagnier es el ganador de este peculiar conflicto. 2 Situación del VIH/SIDA en el Perú. Boletín Epidemiológico Mensual. Septiembre 2012. Oficina General de Epidemiología. Ministerio de Salud del Perú. 3 Cambio al 12 de noviembre del 2012: 1 dólar = S/. 2.58 nuevos soles.